Dra. Natalia Téllez Baquero.

Pediatra Neonatóloga con Diplomado en Estimulación del Neurodesarrollo y Posgrado en Nutrición Pediátrica en los Primeros Mil Días.

dranataliatellez@gmail.com
Instagram: @goldenhourmexico
Facebook: @goldenhourmexico

Las 9 fases de la hora de oro

Fases de la hora de oro.

Ya te he platicado sobre qué es la hora dorada y sus beneficios, a continuación quiero hablarte sobre cada una de las etapas que conlleva este bonito periodo.

La duración ideal del contacto piel a piel es el tiempo que cada bebé necesite para lograr la primera toma de leche materna de forma natural.

Generalmente tarda entre 45 minutos y hasta 1 hora (razón por la cual la llamamos “la hora de oro”) En este tiempo se da un proceso de reflejos que incluyen nueve pasos o fases.

Estos 9 pasos nos muestran las conductas innatas de todo recién nacido:

Llanto: Se produce cuando los pulmones del recién nacido se expanden por primera vez al nacer, y cesa al sentir el contacto piel a piel con su madre.

Relajación: El bebé reconoce a mamá y entonces permanecerá tranquilo por 2 a 3 minutos.

Despertar: Sucediendo poco a poco cuando abre los ojos, parpadea, y tiene movimientos de boca, manos y hombros.

Después pasa a un periodo de actividad donde los movimientos son más amplios, estirando la cabeza y moviéndola de un lado al otro. Los bebés pueden levantar el torso, sacar la lengua y mirar a la madre.

Descanso: Después de la actividad, pero también es frecuente que haya momentos de descanso entre cada uno de los pasos.

Arrastre, deslizamiento o reptación: Generalmente, después de un periodo de descanso, y más o menos al minuto 20 de vida, el bebé se impulsa con los pies hacia el pecho de su madre. 

Ahí inicia una fase que se llama familiarización, la cual puede durar hasta 20 minutos, en el que lame, toca y masajea los pechos de su madre hasta lograr la succión.

Succión: Se logra alrededor del minuto 45 de vida en la mayoría de los bebés. En ese momento, el recién nacido abre la boca, baja la lengua y agarra el pezón en un cierre completo para iniciar la lactancia. Este  último paso no se debe apresurar.

Cada fase es importante para lograr una buena succión. Es posterior a esta fase y a su primera alimentación que podemos dar por concluida la “hora de oro”.

Sueño: Después de esta experiencia tan hermosa que es nacer, es esperado que tanto mamá como bebé deseen coronarse con un bien merecido descanso, que por lo general, dura hasta 2 horas.

Es hermoso ver como este proceso se logra y ver en consultas de seguimiento bebés y mamás que han establecido este hermoso vínculo que da por resultado una lactancia exitosa y un postparto más llevadero.

Nuestros Productos