Ana Georgina Suro de Ávila

Consultora Internacional en Lactancia Materna, IBCLC.
Nutrióloga materno infantil. Educadora Perinatal Lamaze.
Doula de parto certificada por Dona.

Instagram: @ginasuroibclc

Alimentación de la mamá lactante

Una de las preguntas más frecuentes durante esta etapa es "¿puedo bajar de peso durante la lactancia?" Y la respuesta es que una reducción moderada de peso puede lograrse sin comprometer la producción de leche.

Lo ideal es no llevar dietas con muy poco aporte de calorías, ya que esto podría comprometer la producción de leche; para saber los requerimientos ideales para ti acércate a un profesional de la nutrición.

Acuérdate que amamantar requiere energía extra, es decir mayor gasto de calorías, por lo que es importante que la dieta que lleves a cabo cubra estas necesidades.

Durante el periodo de lactancia lo ideal es que no consumas alcohol, drogas o fumes, sin embargo, el consumo moderado (similar al embarazo) de cafeína es compatible con esta etapa; alrededor de los 3 a 4 meses, la capacidad de metabolizar la cafeína por parte del bebé aumenta.

Al rededor de dicha edad, es probable que ya no aparezcan reacciones alternas al consumir café, sin embargo, si al consumir cafeína notas irritabilidad, hiperactividad, etc. deberías evitar alimentos que la contengan por unos días y verificar si tuvo relación. Esto último sin importar la edad de tu bebé.

Otra cuestión importante cuando queremos cuidar nuestra alimentación, ya sea por salud propia, del bebé o para recuperar peso, es el factor "actividad física". Es importante que sepas que durante la lactancia sí se puede hacer ejercicio.

Darte un momento para ti y realizar actividad física en esta etapa te ayudará a sentirte con más energía y de mejor humor. El ejercicio durante la lactancia no afecta la cantidad ni la calidad de tu leche.

Otro elemento influyente en la alimentación es el tipo de grasas que consumes en tu dieta, ya que impactan en el tipo de grasa que contiene tu leche, por eso es muy importante llevar una alimentación saludable durante este periodo.

También debes mantener cierta exposición al sol con precaución para cuidar tu piel, ya que esto tendrá un impacto en las concentraciones de vitamina D, tanto tuyos como de la leche para tu bebé.

Es indispensable que sepas que ingerir "mucha" agua no es igual a producir "mucha" leche así que no por beber más agua, producirás en mayor cantidad de leche, entonces te preguntas: "¿cuánta agua debo tomar?".

Tu ingesta de agua variará dependiendo del clima, tu peso, tu actividad, entre otros factores, aunque un buen tip es tomar agua de acuerdo a tu sed y observar que tu orina tenga un color amarillo pálido.

Si durante tu periodo de lactancia sufres alguna enfermedad o por alguna situación es necesario que tomes algún medicamento, no es necesario que suspendas la lactancia la mayoría de veces.

Puedes visitar la página www.e-lactancia.org y verificar la compatibilidad de tu tratamiento, procura no confiarte de los remedios naturales o plantas, ya que éstos también necesitan ser verificados.

Además de los medicamentos, muchas mamás tienen dudas sobre si es necesario retirar alimentos de su dieta y la respuesta es NO; procura comer variado y balanceado ya que es importante en tu dieta.

Salvo que te encuentres en alguna situación específica donde tu pediatra o gastroenterólogo pediatra te implemente algún régimen alimenticio, no retires nada de tu dieta habitual.

Recuerda: la etapa de lactancia no tiene porque ser un impedimento para comer rico. Las mamás lactantes deben llevar una dieta variada, equilibrada y saludable como cualquier otra mujer en otras etapas de su vida; si tienes dudas contacta a un experto en nutrición en la etapa de lactancia.

Nuestros Productos