Alondra Ramírez

Consultora Internacional en Lactancia Materna, IBCLC.

Instagram: @alondra.mascorazon
Tiktok: alondra.mascorazon
Fb: mascorazonmas
Youtube: MásCorazónmas

Prepárate para la lactancia durante tu embarazo

¿Cómo prepararte en el embarazo para la lactancia?

Ahora que estás embarazada, lo más probable es que tu cabeza esté completamente enfocada en el nacimiento de tu bebé: ¿dolerá?, ¿será parto o será cesárea?, ¿cómo será mi bebé?, ¿cómo me voy a sentir?, ¿qué debo llevar al hospital? etc.

Es posible que en lo que has leído o en tus clases de preparación para el nacimiento de tu bebé hayan incluso hablado algo de la lactancia, pero en este momento aguarda en un segundo plano. Y eso está bien, la llegada de un bebé es un proceso único y especial que ocupa toda nuestra mente y nuestro cuerpo. 

Me gustaría que pensarás en que el nacimiento es algo que transcurre en unos momentos y lo que viene después en el postparto, incluyendo la lactancia, es algo que te acompañara muchos meses. ¿Te parece si le damos un poquito de espacio?

Con la finalidad de que tengas puntos claros y fáciles de recordar, he resumido lo que considero que es lo más importante para tener en cuenta de tu lactancia durante el embarazo. ¿Lista?

1. Infórmate.

La información adecuada y actualizada es una pieza clave para cualquier lactancia.

Te ayudará a sentirte segura, a decidir cómo quieres tu lactancia, a tomar decisiones en pareja y hacer acuerdos, a tomar segundas opiniones si es que tu médico no está actualizado y a tener argumentos para defender tu lactancia o a ser inmune a los comentarios negativos.

Es importante que para este punto busques medios oficiales de difusión con profesionales de lactancia y no opiniones de mamás lactantes, ya que -aunque son muy válidas y generosas- hablan desde la experiencia, no desde la evidencia y a todos nos va diferente en la feria. ¡Acércate a una o un IBCLC!

2. Toma una consulta prenatal.

Quizá te preguntarás: "¿Para qué necesito una consulta de lactancia si aún no nace mi bebé?" Yo solo te digo algo: mamá precavida vale por dos; después de todo, la prevención es una de las mejores herramientas que podemos tener.

En una consulta prenatal de lactancia -además de poner tus dudas, miedos y expectativas en un lugar seguro- se pueden evaluar muchos factores que ayudarán a prevenir cualquier situación que se presente, teniendo muy claro cómo es necesario actuar y cuándo.

No hay mejor lactancia que la que se empieza con el pie derecho y en conjunto con tu profesional de lactancia podrán hacer un plan de acción según lo que tú quieres y esperas de tu lactancia.

También es una excelente oportunidad para hablar con tu equipo médico acerca de tu plan de lactancia.

¡Las consultas de lactancia no son para cuando ya tienes problemas, son para prevenirlos! 

3. Preparación de los pezones.

Por si te preguntas si debes preparar tus pezones para la lactancia, yo te pregunto: ¿preparaste a tu útero para albergar a tu bebé? o ¿preparaste a tus ojos para ver o a tus manos para tomar cosas? La respuesta es no.

Los pezones y los pechos están hechos para amamantar, esa es su razón de ser, entonces no necesitan ningún tipo de preparación. La piel de esta zona debe ser tratada y cuidada como cualquier otra parte de tu cuerpo, con baños regulares y humectación extra si se siente reseca.

4. Dolor durante la lactancia.

"La lactancia no debe doler" hay que repetirlo muchas veces, no es normal que duela, aunque desgraciadamente a veces es un factor común.

¿Has escuchado alguna historia del terror de dolor en la lactancia?, seguro sí, pero debes saber que no es algo que tengas que soportar y no debe ser parte de algo que deba esperarse al amamantar.

El dolor en la lactancia indica que algo no va bien y hay que atenderlo cuanto antes, no esperes ¡busca apoyo!, pero sobre todo durante tu embarazo no tengas miedo de que tendrás que soportar dolor como parte de la lactancia.

5. Prepara tu mente para la realidad.

    Es importante que tengas consciencia de que los bebés comen por lo menos de 10 a 12 veces al día y que los primeros días sentirás que no se separa de tu pecho. Así mismo prepárate para soltar el control, bajar tus expectativas y tratar de ir fluyendo como te permitan las circunstancias de tu postparto.

    Es muy importante que te prepares para no estar sola, poder pedir ayuda y tener una red de soporte que te apoye con las tareas de casa y las comidas para que tú y tu pareja puedan ocuparse de tu bebé.

    Prepárate para hacer las paces con que muchas cosas no pasarán o sucederán como lo esperabas pero sobre todo es muy importante que te prepares para una etapa intensa, poderosa y un vínculo inigualable de alimento y conexión con tu bebé.

      ¡Deseo que tengas una feliz lactancia y te permitas experimentarla con toda tu entrega y amor, sabiendo que la leche materna es el mejor regalo que puedes dar a tu bebé!

      No olvides: información de lactancia de fuentes confiables, agendar una consulta prenatal, no preparar los pezones, no esperar dolor y preparar tu mente para lo que es la lactancia en realidad. ¡Suerte!

      Nuestros Productos